martes, 23 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD!

Que la estrella de la Navidad ilumine nuestras vidas, traiga a nuestros corazones amor y esperanza y dibuje en nuestros rostros la alegría del amor. ¡Feliz Navidad!


sábado, 12 de julio de 2014

MODORRA



Incontables veces sonó la alarma del celular, antes de que aquel hombre decidiera levantarse. Aplazando durante cinco minutos, y otros cinco y cinco más, muchos más. Llegado cierto momento, el hombre se puso de pie y fue al baño. Al abrir la puerta, se encontró con que sólo había oscuridad. El cuarto de baño había desaparecido. Contrariado, miró hacia atrás; y atrás, donde hace segundos había estado su habitación, también era oscuridad. Intentó mirarse las manos. No estaban. Estúpidamente, intentó palparse el rostro y las piernas; intentó hablar. Consideró que todo era un error y que aún estaba en su habitación. Reclamó y lanzó improperios. Intentos fútiles y absurdos reclamos. Ya no había rostro ni cuerpo, no había voz ni habitación. Ya no había tiempo.

Oscar M.

sábado, 5 de julio de 2014

EL GATO PARDO




Desde mi escondrijo veo y escucho como él, supuesto a defender el pueblo, grita a voz en cuello instando a la gente para que marchen y mueran luchando, si fuera necesario,  por el "cambio definitivo". Veo a los hombres, mujeres, jóvenes y ancianos creyendo las mismas mentiras, la misma demagogia y las mismas promesas incumplidas.
Mi amo solía decir, citando a Lampedusa en Gatopardo "algo tendrá que cambiar para que nada cambie". Fuegos de artificie, disparos sueltos, guerra de opereta, algunos muertos, nuevas banderas, nuevos lemas y savia nueva para seguir manteniendo la esencia del sistema.
En mis andanzas callejeras nocturnas oculto el desencanto y me invade la certeza de que, en efecto, la mayoría de los cambios políticos, económicos, y sociales tienen lugar para que "todo siga igual, pese a que todo haya cambiado"

adapatación
Hank66

domingo, 29 de junio de 2014

OFERTA



Vendo cuerpo sin alma,
corazón roto 
y la inteligencia agotada. 
Os lo dejo barato,
veo que hay mucha oferta en el mercado. 
David Luis (Gallego)

sábado, 21 de junio de 2014

S.O.S



Tal vez si hubiera preguntado dónde era el velatorio no habría acabado en aquella sala del tanatorio de Les Corts, besuqueado por desconocidas mientras los hombres se escapaban hacia la puerta para fumarse un pitillo. Sin saber cómo escapar de aquella situación, di el pésame a la viuda, una mujer hermosa, de unos cuarenta años, que me estrechó la mano con mucha entereza y sin una lágrima que pudiera estropearle el maquillaje. Después me acerqué al ataúd, ya tapado, y pude escuchar unos golpecitos tan leves que el murmullo los hacía imperceptibles.
Me volví hacia la viuda y odié haber aprendido morse en el ejército.
Jesús Esnaola Moraza

sábado, 14 de junio de 2014

TRANVIA

Por fin. La desconocida subía siempre en aquella parada. "Amplia sonrisa, caderas anchas... una madre excelente para mis hijos", pensó. La saludó; ella respondió y retomó su lectura: culta, moderna.

Él se puso de mal humor: era muy conservador. ¿Por qué respondía a su saludo? Ni siquiera lo conocía.

Dudó. Ella bajó.

Se sintió divorciado: "¿Y los niños, con quién van a quedarse?"

Andrea Bucconi

sábado, 7 de junio de 2014

UN HUMOR DE PERROS

Javier tenía un humor de perros. Después de desvelarse noche tras noche ensayando para lo que sería "la entrevista" en la empresa de sus sueños, el entrevistador le dijo "esta usted sobre calificado".

domingo, 25 de mayo de 2014

EL COMENSAL INESPERADO





Una mosca negra tornasol se posó sobre mi plato de arroz con leche.  Sin perderla de vista, tomé el mata mosca que tenía cerca y me preparé para embestirle un golpe mortal. Pero el insecto me miró con los ojazos, tristes, como pidiendo clemencia, y el sentimiento de culpa me detuvo.  Cuidadosamente acerqué un plato vacío y dentro de él coloqué una cucharada del dulce para compartirlo con ella. La mosca permaneció inmóvil, frotándose las  patas. Comprendí, la mayor porción era para ella.

lunes, 19 de mayo de 2014

TRAS BAMBALINAS




Escuchó atentamente el cuento, lo organizó y lo escribió, lo cobró y desapareció sigilosamente entre las brumas de la noche. Dicen que era un escritor fantasma.

domingo, 11 de mayo de 2014

EL DESQUITE





 No sé si estoy viendo visiones, o tal vez es cierto complejo de culpa, pero, noto que cuando mi madre me visita y me ve agitada recogiendo juguetes, ordenando la casa y regañando a mis hijos, una leve sonrisa asoma en sus labios.

sábado, 3 de mayo de 2014

HABLABA, HABLABA, HABLABA



Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba. ¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por dentro.

Max Aub

sábado, 26 de abril de 2014

A ENREDAR LOS CUENTOS


-Érase una vez una niña que se llamaba Caperucita Amarilla.

-¡No, Roja!

-¡Ah!, sí, Caperucita Roja. Su mamá la llamó y le dijo: “Escucha, Caperucita Verde…”

-¡Que no, Roja!

-¡Ah!, sí, Roja. “Ve a casa de tía Diomira a llevarle esta piel de papa”.

-No: “Ve a casa de la abuelita a llevarle este pastel”.

-Bien. La niña se fue al bosque y se encontró una jirafa.

-¡Qué lío! Se encontró al lobo, no una jirafa.

-Y el lobo le preguntó: “¿Cuántas son seis por ocho?”

-¡Qué va! El lobo le preguntó: “¿Adónde vas?”

-Tienes razón. Y Caperucita Negra respondió…

-¡Era Caperucita Roja, Roja, Roja!

-Sí. Y respondió: “Voy al mercado a comprar salsa de tomate”.

-¡Qué va!: “Voy a casa de la abuelita, que está enferma, pero no recuerdo el camino”.

-Exacto. Y el caballo dijo…

-¿Qué caballo? Era un lobo

-Seguro. Y dijo: “Toma el tranvía número setenta y cinco, baja en la plaza de la Catedral, tuerce a la derecha, y encontrarás tres peldaños y una moneda en el suelo; deja los tres peldaños, recoge la moneda y cómprate un chicle”.

-Tú no sabes contar cuentos en absoluto, abuelo. Los enredas todos. Pero no importa, ¿me compras un chicle?

-Bueno, toma la moneda.

Y el abuelo siguió leyendo el periódico.



sábado, 19 de abril de 2014

CON LAS ALAS ROTAS

Mis ojos conocieron la dulzura cuando me miraste.
Mi piel supo el calor de la ternura cuando me tocaste.
Desde entonces eres mi vida, mi lema, mi emblema...
y así me acostumbraste a ser velero solo de tus vientos....


sábado, 12 de abril de 2014

POLITIQUEITOR





¡Ya está a la venta en las principales tiendas del país!
Te presentamos el Politiqueitor, el único muñeco que roba, estafa, miente y encima cae bien. Con el Politiqueitor tu hijo aprenderá los entresijos de la política y podrá jugar a realizar promesas electorales. Juega a subir las pensiones, bajar los impuestos, reducir el déficit público, mejorar las relaciones internacionales y convertir el mundo en un lugar mejor.
Y para que tu Politiqueitor no esté aburrido incluimos en el pack unos accesorios: 2 carros en miniatura de colección, GT ferrari,  Lamborghini Reventón, y un perro Mastin Tibetano Rojo. No lo pienses más. El Politiqueitor es el juguete de actualidad. Yo ya tengo el mío ¿y tú?


Adaptación
Rubén Gozalo

domingo, 6 de abril de 2014

EL NIñO QUE NO SABIA JUGAR




Había un niño que no sabía jugar. La madre le miraba
desde la ventana ir y venir por los caminillos de tierra, con
las manos quietas, como caídas a los dos lados del cuerpo.
Al niño, los juguetes de colores chillones, la pelota tan re-
donda, y los camiones con sus ruedecillas, no le gustaban.
Los miraba, los tocaba, y luego se iba al jardín, a la tierra sin
techo, con sus manitas, pálidas y no muy limpias, pendien-
tes junto al cuerpo como dos extrañas campanillas mudas.
La madre miraba inquieta al niño que iba y venía con una
Sombra entre los ojos. -si al niño le gustara jugar yo no
Tendría frio mirándole ir y venir- . Pero el padre decía, con
alegría: -No sabe jugar, no es un niño corriente. Es un niño
que piensa- .
Un día la madre se abrigo y siguió al niño, bajo la lluvia,
Escondiéndose entre los árboles. Cuando el niño llego al
Borde del estanque, se agacho, buscó grillitos, gusanos,
crías de rana y lombrices. Iba metiéndolos en una caja.
Luego, se sentó en el suelo, y uno a uno los sacaba. Con sus
uñitas sucias, casi negras, hacia un leve ruidito, ¡crac!, y les
segaba la cabeza.

Ana María Mamatute

sábado, 22 de marzo de 2014

ECHANDO PESTES




Abri la puerta. Nadie. Salí al pasillo y miré en ambas direcciones. Nadie.  Entré. Al cerrar la puerta, me vino a la memoria cuando siendo niña tocaba la puerta del vecino para aluego esconderme a disfrutar la reacción del pobre diablo cuando saliá echando pestes por que no veía a nadie.

sábado, 15 de marzo de 2014

EL ZORRO



Salió, un día, un zorro de su covacha a la salida del sol. Miró a su sombra y dijo: “Hoy almorzaré un camello.” Y se fue en busca de un camello hasta el mediodía, sin dar con su presa. Miró en aquel momento a su sombra y dijo para sí, asombrado: “Bueno, me bastará una rata.”

G.Jalil Gibrán

sábado, 8 de marzo de 2014

ALICIA




Este es mi regalo, abuelo. Ábrelo. Deja que te ayude si no puedes. ¿A que es bonito? Un pequeño cuaderno de princesas con cien hojas de colores. Mira, puedes arrancarlas, así. ¿Lo ves? En cada hoja he escrito una palabra. Cama, mesa, silla, armario, lámpara, espejo, baño. Todo lo que tienes aquí, en tu cuarto, en la residencia. Mira, las hojas son adhesivas. Ahora te ayudaré a pegarlas todas. Todas menos una, la que he prendido a mi vestido nuevo. Mira, he escrito en ella Alicia. Así no tendrás que improvisar más excusas cuando no logres recordar mi nombre.

Santiago Eximeno

sábado, 1 de marzo de 2014

INHOSPITO



"Acampé una noche en su corazón, dispuesto a quedarme para siempre. Tardé una semana en marcharme. El frío y la soledad eran insoportables."

Miguel Molina

domingo, 23 de febrero de 2014

LA SIRENA




Al atardecer, iba a pescar con mi padre. Caminábamos hasta una zona de rocas, él arriba, y yo abajo. Me gustaba ver los círculos concéntricos en el agua y las sombras de los peces nadando.
Fue una noche de luna nueva; un pez volador emergió del mar agitando las alas, cientos de gotas se esparcieron por el aire, de ellas brotaron mariposas doradas que subieron hasta el cielo. Quise volar tras ellas.
Esa noche mi padre me llevó en brazos envuelta en una manta.
—Mirad, traigo una sirena —dijo.
Y fue verdad, nunca más supe caminar sobre la tierra.

Fortunata Perez de la Ossa

sábado, 15 de febrero de 2014

DIAS DE LLUVIA





La lluvia había sorprendido a Ana en multitud de ocasiones, pero nunca antes había visto caer del cielo a hombres, mujeres y niños. Así que, sorprendida por el fenómeno y temerosa de que alguien se le cayera encima y le abriera la cabeza, decidió encerrarse en casa.

Solo cuando la lluvia cesó, ella se atrevió a salir al jardín, donde se encontró con un hombre dormitando en el suelo. Ana, imaginando que debía estar hambriento, le invitó a merendar y, más tarde, también a cenar. Tiempo después, y ya convertidos en marido y mujer, Ana siempre explica que, un día, el amor le llovió del cielo.

de la red


sábado, 8 de febrero de 2014

ACEPTA CADA MOMENTO




A veces vamos caminando como entre la niebla y aunque sabemos a donde vamos, nuestros ojos no ven el camino. Hay momentos en los que solamente nos queda seguir caminando, sin resistencia, sin discutir, imitando a la vegetación que simplemente vive cada instante. En la aceptación encontramos el sentido y la paz.
«Acepta cada momento… Lo llamamos “cada momento”, pero siempre es el mismo momento, que tiene formas diferentes. Aceptar cada momento como si lo hubieras elegido, porque la totalidad del universo ha producido- la forma de este momento. No puede ser otra cosa, por que es; no se puede discutir con eles; no hay discusión posible. La naturaleza no tiene discusión con es: la flor, el animal… viven en esa alineación, aunque inconscientemente.»

Eckhart Tolle

CIERTA CONFUSION



-¿En qué terminará esto? -nos preguntamos todos-. ¿Hasta cuando soportaremos esta carga y este tormento? Los vecinos nos han invadido y no sabemos ya que hacer para repelerlos.¿Pero estamos preparados para acabar con todo esto, para semejante empresa?  Hay cierta confusión, y esa confusión será nuestra ruina.

Franz Kafka
adaptación

sábado, 1 de febrero de 2014

LIBRE



Nunca se supo como ocurrió, pero repentinamente y sin que mediara situación alguna que lo provocara, trozos de su espeso pelaje empezó a caer por doquier. Quedándose lampiño y sin cola, se incorporó dejando atrás su postura animal. La ferocidad de sus facciones toscas y las negras pezuñas se suavizaron tomando aspecto humano. Miró la luna llena que parecía un queso amarillo colgando del firmamento y corrió tras ella por la espesura de la inhóspita selva.


sábado, 25 de enero de 2014

VER Y CALLAR


D


Deberías hacer lo mismo que yo. Ver y callar. Siempre callar. Que no sepan lo que piensas, lo que sientes, hasta que se te haga una bola en el estómago. –¿ y qué hago con esa bola?. La escupes en forma de tormenta. – ¿ y cómo se escupen las bolas llenas de palabras ?. Eso lo sabrás hacer cuando llegue el momento. Algunos matan, otros odian toda la vida. Otros corren hasta que se vacían completamente. Algunos se acuestan a dormir y se mueren. Otros se van a Canadá a cazar osos, van tras su rastro por la nieve esperando que en algún momento se vuelva roja. Entonces se desinflan de todas esas palabras acumuladas. Otros, como yo, las escriben. Así no tengo que matar, ni que odiar ni que viajar a Canadá.- ¿ y.. si dejo de pensar ? ¿ no tendré palabras que se me hagan bola? – Si dejas de pensar serás feliz.
Lourdes Abuide

sábado, 18 de enero de 2014

LA ULTIMA FOTOGRAFIA



"Ladrón de Almas" sería su última exposición fotográfica. El público contemplaba atónito los cuerpos sin vida de aquel grupo humano descubierto recientemente en una aldea lejana. Estos no presentaban signos de violencia alguna, tan solo, sus ojos azorados y desorbitados; sus bocas abiertas reflejaban la violencia perpetrada por el disparo de la cámara.







sábado, 11 de enero de 2014

LA INMORTALIDAD DEL CANGREJO





Hasta no hace poco el cangrejo era inmortal, pero desde que comenzó a "caminar de frente", "por la derecha" y en linea recta, empezó a morir.

Moraleja: Si quieres ser inmortal; ladea.

sábado, 4 de enero de 2014

LA FE Y LAS MONTAñAS





Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía. La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe, y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio.

Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de Fe.

Augusto Monterroso