viernes, 23 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD!!

La navidad es ese niño que nace en nuestro interior, que motiva en nuestros corazones  los sentimientos más nobles, y esa esperanza por un mañana mejor.
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

ESTOY APRENDIENDO...

borders Pictures, Images and Photos


Yo, estoy aprendiendo...

Yo estoy aprendiendo a aceptar a las personas, aún cuando ellas me defrauden, aún cuando se salgan del ideal que yo tengo de ellas, y aún cuando ellas me hieran con palabras ásperas o acciones irreflexivas.

Es difícil de aceptar a las personas así como ellas son, y no como yo quiero que sean. Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo, porque yo estoy aprendiendo a AMAR

Yo estoy aprendiendo a escuchar.

Para escuchar con los ojos, con los oídos, con el alma, y con todos los sentidos, lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos tristes, y las manos inquietas. Para escuchar el mensaje que esconden las palabras, para descubrir la angustia guardada, la inseguridad enmascarada, y la soledad encubierta. Para penetrar en la sonrisa falsa, la felicidad simulada, y la adulación exagerada. Para descubrir el dolor de cada corazón, para descifrar el porqué de las lágrimas.
Poco a poco, yo estoy aprendiendo a amar.

Yo estoy aprendiendo a perdonar, porque el amor perdona, limpia las heridas, y borra las cicatrices que la incomprensión e inseguridad grabaron en mi corazón herido. El amor alivia la herida que dejaron los pensamientos dolorosos, y no cultiva las ofensas con piedades y autocompasión. El amor perdona, da alivio, y extingue todo el dolor en el corazón.

Yo, paso a paso, estoy aprendiendo a perdonar y a amar. Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor dentro de cada vida. Estoy aprendiendo que el afecto y la aceptación, son necesarias para soportar las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Yo estoy aprendiendo a ver el alma de las personas, y las posibilidades que Dios les dio. Yo estoy aprendiendo, aunque tropezando, yo estoy aprendiendo. Estoy aprendiendo a poner de lado mis propios dolores, mis intereses, mi ambición y mi orgullo, cuando éstos impiden el bienestar y la felicidad de alguien.

!Pero, cómo es de lento aprender¡, y !cómo es de difícil amar!. Aún así, yo estoy aprendiendo a AMAR.

¿Y tú, ya sabes AMAR?

Propicia es la ocasión para detenernos a meditar sobre este magnífico texto que obtuve del blog de: magadalenacontreras.blogspot.com
Su espacio es precioso, y los invito a visitarlo.

sábado, 17 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD!!

maria con el niño


Se cuenta la historia de una familia de alta sociedad, que hace muchos años iba a celebrar una festividad en honor al recién nacido de la casa. Esta se llevaría a cabo en la gran sala de la enorme mansión. Muchos huéspedes habían sido invitados para la ocasión y todos llegaron vestidos con sus ropas más elegantes. A medida que se iban quitando los abrigos, éstos eran llevados al piso superior para ser colocados sobre una cama en uno de los dormitorios.

Pasada la conmoción de la llegada de los huéspedes y luego de un largo rato de animada conversación, todo el mundo se aprestó para la ceremonia en honor a la criatura. De pronto alguien preguntó para sorpresa de todos: "¿Dónde está el bebe?" La intitutriz corrió escaleras arriba, buscando por todos lados y regresó con el rostro pintado de desesperación. No podían encontrar al bebé por ningún sitio. La búsqueda continuó durante unos minutos que parecieron eternos, hasta que alguien recordó haber visto a la criatura acostada sobre una de las camas. Y allí estaba todavía, bajo las ropas de abrigo de los invitados. Era irónico. El mismo objeto de la celebración había sido olvidado, descuidado y por poco destruído.

La pregunta que nos hacemos muchos cristianos en estos días navideños es: "¿Y ésto es la Navidad? ¿Dónde está el Niño cuyo cumpleaño supuestamente celebramos el 25 de diciembre?" Compra de regalos y juguetes, parrandas, exceso de comida y bebida, arbolitos de Navidad, ropa nueva... ¿Es éste el propósito de la Navidad? Las decoraciones son bonitas y la música navideña nos atrae, pero, ¿es eso la Navidad? ¿Dónde está el Niño Jesús? ¿Dónde le hemos puesto?

Como en nuestra historia inicial, a veces también somos culpables de olvidar la memoria del Santo Niño cuyo nacimiento decimos celebrar. Hoy en día hay muchos que no invitan a Cristo a su fiesta de Navidad. La Navidad para ellos es sólo una fiesta cualquiera, una oportunidad para derrochar, bailar y alborotar.

La Navidad debe ser una celebración alegre y llena de gozo. La Navidad verdadera es una fiesta santa porque, según el profeta Isaías, es un recuerdo sublime: "Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz."

La Navidad para los cristianos es la del amor, la alegría, la esperanza y la paz. Es la Navidad de la adoración a Aquel cuyo cumpleaños celebramos: el Señor Jesucristo.


Autor desconocido

miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL FULGOR DE UNA ESTRELLA

shooting star Pictures, Images and Photos

Mamá y yo nos escontrábamos sentadas en la terraza de la casa, era una de esas noches clara en la que la luna jugaba con las estrellas. Contábamos ls estrellas y tratábamos de formar constelaciones. De repente una estrella fugaz se desplazó por el firmamento.

- Es brillante como el fuego, parece que va a explotar. ¿Adónde irá a morir?" - pregunté inquieta.

- Cae en el vacio - dijo mamá - vamos pide un deseo.

Cerré mi ojos y en silencio pedí un deseo.

- Te contaré un cuento que me contaron cuando era pequeña - comentó mamá.
-Erase una noche hermosa cuando todas las estrellas salían resplandecientes a jugar. Había una muy solitaria, que se negaba a brillar como las demás. Tenía un sólo pensamiento, no quería morir. Muchas de sus amigas se habian convertido en fugaces y habían caído en e vacio. Jamás habían regresado. Decidió dormirse para no pensar, perdió el equilibrio y cuando vino a darse cuenta estaba ya desplazándose por el firmamento, se había convertido en fugaz. ¡Paf!, cayó en las aguas profundas del océano. Aquí todo era oscuridad, sólo que por ratos alcanzaba a ver una luz muy tenue que se le acercaba. Lo que era no se distinguía, estaba forrada de algas marinas. "No temas, soy estrellamar, hace millones de años llegué aquí y éste es el reino de las estrellas. Cuando las estrellas fugaces como tú se desplazan por el firmamento caen en las profundidades del océano y se convierten entonces en estrellas del mar. Ven, vamos te llevaré a nuestro reino y de seguro reconocerás a muchas estrellitas que fueron fugaces y ahora son eternas - le explicó - Así partió la estrellita, que una vez era solitaria y su compañera estrellamar".

- Mamá, interrumpí. Creo que es cierto lo que dicen, que si uno pide un deseo a una estrella fugaz, lo que se anhela se conseguirá-.

-A mi se me acaba de cumplir el mío. Pedí jamás separarme de ti y ahora comprendo que tú y yo somos estrellitas fugaces también y que estaremos juntas en las profundidades de la eternidad.

Mamá y yo nos abrazamos y seguimos contando estrellas.

sábado, 10 de diciembre de 2011

REENCUENTRO

mirror



¡Allí estaba la casona, intacta, de inigualable belleza, imponente! Su proximidad a las aguas verdi-azules del mar la hacía parecer como si estuviera enclavada en el centro del Mar Caribe. Pronto, entré en un espeso bosque de cocoteros y almendros que me llevaron a un portón. Lo empujé fuertemente y sin querer arranque una enredadera de hiedra que se aferraba a la superficie del poste; suspiré con cierto dejo de tristeza refugiándome en los recuerdos de mi infancia.  Miraba a mi alrededor, cuando un abejorro  interrumpió mi pensamiento y volando de entre el rosal, me dio la bienvenida.
Regresar aquí, me causaba nostalgia, una extraña sensación, como quien acaba de encontrar a alguien que había estado buscando durante largo tiempo, como si....., no sé, imposible de explicar.
Abrí la puerta principal y entré a la sala, allí estaba el majestuoso reloj antiguo de péndulo, que tímidamente marcaba las tres. Las cortinas de terciopelo rojo contrastaban con los muebles, que tapizados en un finísimo brocado, aun conservaban todo el esplendor de la época. Sobre el mantel de hilo bordado   del comedor reposaba un esplendido arreglo de rosas y azahares. Un ritual que mi madre jamás abandonó, las recogía del jardin, hasta el día antes de su muerte.  Todo estaba intacto, cuidadosamente decorado, impecable, tanto así, que hasta el piano de cola parecía tocar solo. La música me involvía por completo y mi cuerpo se movia al compás de la melodía. Cuando vine a darme cuenta estaba delante del espejo de bronce labrado. Levanté la mirada, me asusté.  ¡Increible!  La imagen que el espejo reflejaba era la de una niña de tez pálida, pelo largo, rubio, y ojos pardos. Vestía un traje color rosa satinado finamente adornado con arandelas de tul, y zapatos de tacones. La miré....Me miró... en un silencio interminable...... Súbitamente, me animé a preguntarle, ¿Eres?

...¡Quien sabe si esta otra mitad de la vida en que creemos estar despiertos no es
sino un ensueño, un poco diferente del primero, del que despertamos cuando creemos dormir! Pascal

miércoles, 7 de diciembre de 2011

CREENCIAS POPULARES

superstition Pictures, Images and Photos

Hace un tiempo salí a almorzar con unos amigos. Para la ocasión me vestí de manera casual, sustituyendo mi inseparable bolso por mi porta espejuelos donde introduje dinero para sufragar mis gastos. Cuando llegamos al restaurante nos atendió un joven bizco, muy simpático. Al darme cuenta de su estrabismo, en voz baja dije,-"zafa" y cruce los dedos. Acto reflejo, me sentí culpable por pecar de supersticiosa. Vinieron a mi mente las creencias de mi abuela y de mi madre. Cuando era niña en más de una ocasión comentaban que la mala suerte aludida a los bizcos se debía a que éstos podían ver a traves de las personas y conocer sus pensamientos y que de su mirada extraviada se trastornaba la suerte de una persona. Para contrarestar la mala suerte había que decir "zafa" (del verbo zafar, deshacer), cruzar los dedos o escupir tres veces. 
No hice comentario alguno a mis amigos sobre mis pensamientos, entre risas y carcajadas disfrutamos la cena. Luego, de regreso en a mi casa me dí cuenta de que había olvidado el porta espejuelos sobre la mesa en el restaurante, pero, ya era muy tarde para regresar a buscarlo. Al día siguiente, regresé al restaurante y explique al supervisor lo ocurrido. Me dijo que el camarero que nos había atendido la noche anterior tenía el dia libre y que él no había reportado haber encontrado el porta espejuelos con dinero dentro. Otra vez vino a mi mente lo del trastueque de la suerte y los bizcos.   Al principio me sentí muy mal por haber perdido mis espejuelos y el dinero, pero, después de un rato,  me reí a carcajadas y me acordé de muchas otras supersticiones que estoy segura ustedes también han escuchado.


Cruzar los dedos - para evitar peligro y alejar influencias maléficas
Escupir 3 veces- buena suerte
Levantarse con el pié derecho- para que el día no se tuerza
Romper un espejo- siete años de mala suerte
La sal- aleja los malos espiritus
Barrer de noche- trae mala suerte
Colgar herradura detras de una puerta- buena suerte
Encender 3 cigarillos con el mismo fosforo- buena suerte
Apagar las velas de un soplo-buena suerte
Un trebol de 4 hojas- buena suerte
Tocar madera- Cuando algo es bueno tocar madera para que perdure la dicha
Si sientes escozor en la mano derecha- vas a recibir dinero
Si sientes escozor en la mano izquerda- vas a perder dinero
Para alejar a un visitante- poner 3 granos de sal detras de la puerta o un palo de escoba
Clavar un pedazo de pan en la pared- para que nunca falte comida en el hogar
Comer lentejas todos los lunes- para que haya bonanza económica en el hogar
Bañarse en la primera lluvia del mes de mayo- para la buena suerte
Caminar debajo de una escalera- mala suerte
Abrir una sombrilla dentro de la casa- mala suerte
Poner sombrero sobre la cama- mala suerte
Ponerse los zapatos al reves- mala suerte
Sentir zumbido de oídos- buena suerte
Darse en el codo-trae dinero, buena suerte
Ver una mariposa negra- mala suerte, enfermedad
Que una ave te ensucie- dinero, y suerte
Ver un gato negro que se te cruza en el camino- mala suerte
Los martes y viernes 13- mala suerte

Un llavero con la pata de conejeo- Bueno suerte

sábado, 3 de diciembre de 2011

SIN ROSTRO

Fig tree trunk Pictures, Images and Photos

Aún no puedo borrarlo de mi mente. Es que..... todo ocurrió tan rápido. No podía dormir, abrí la carpa y empece a caminar por la playa. A pesar de la hora, la noche estaba clara, eran las tres. Las estrellas y la luna aún despiertas brillaban iluminando el plateado mar, y el suave rugir de las olas me hipnotizaba, no se cuanto tiempo caminé, perdí la noción del tiempo. Miré el reloj, las cuatro, mi corazón se estremeció, me había alejado demasiado. Dí media vuelta, empece a caminar, ahora con pasos gigantescos. Los cocoteros batían sus pencas y súbitamente una brisa gelida laceró mi cuerpo. Mis pies ya cansados se hundían en la arena a medida que me acercaba a la carpa. De repente, una luciernaga se posó en mi hombro y voló distrayéndome la mirada hacía un arbol milenario de cuyo tronco brotaban copiosas raices. Por un instante, me acordé de aquella leyenda sobre las luciernagas impersonando a los muertos en la oscuridad, me asusté. Aquél miedo infundado, pero irreprimible, no me abandonaba. Me restregué los ojos para asegurarme de lo que veía, dí un paso hacia delante. Allí, sentado al pie del tronco, estaba él. Vestía pantalón blanco, camisa blanca manga larga, en la cabeza una gorra verde oscuro y descalzo. Recogía y lanzaba algo, como jugando. Repentinamente alzó la cabeza, quise saludarle, y preguntarle si era Francisco. Pero al querer hablar sentí como se me trancaba la garganta. Empujada por el temor corrí y abrí la carpa, todos dormían. Perdí la cabeza en conjeturas hasta que me dormí. Al día siguiente fui a la casa de Francisco a contarle lo sucedido.

_ Le aseguro que Francisco durmió en casa toda la noche. Hoy, en la mañana se levantó a las siete y se fue al conuco. Dijo Mercedes mientras colaba café.

_¿Y entonces, Dios mío quien andaría por ahí a esa hora? ¿Te ha pasado algo semejante alguna vez? Le pregunté

_ Nunca. No salgo después que oscurece para evitar encontrarme con uno de ellos. Comentó Mercedes en voz baja.

_¿Con uno de ellos, quienes son ellos?

_Aquí en la época de la colonia asesinaron a muchos hombres, entre ellos esclavos. Se rumora que han escuchado el arrastre de cadenas en las madrugadas. ¿Digame una cosa, lo que era la miró? ¿Tenía ojos?, preguntó Mercedes con preocupación.

_Si supieras que, pensándolo, no. No tenía ojos, no pude distinguir facción alguna. Sólo sentí el peso de su mirada. Cuando lo miré, quise preguntarle si era Francisco, pero el miedo me paralizó.

_Considerese dichosa_ argumentó Mercedes, por que dicen que sus voces se convierten de gemido a aullido. Cuentan que más de una persona al nunca haber escuchado ese grito desgarrador ha caido fulminada por un ataque al corazón.

-Las manos me temblaban, mientras tomaba sorbos de café.