miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL FULGOR DE UNA ESTRELLA

shooting star Pictures, Images and Photos

Mamá y yo nos escontrábamos sentadas en la terraza de la casa, era una de esas noches clara en la que la luna jugaba con las estrellas. Contábamos ls estrellas y tratábamos de formar constelaciones. De repente una estrella fugaz se desplazó por el firmamento.

- Es brillante como el fuego, parece que va a explotar. ¿Adónde irá a morir?" - pregunté inquieta.

- Cae en el vacio - dijo mamá - vamos pide un deseo.

Cerré mi ojos y en silencio pedí un deseo.

- Te contaré un cuento que me contaron cuando era pequeña - comentó mamá.
-Erase una noche hermosa cuando todas las estrellas salían resplandecientes a jugar. Había una muy solitaria, que se negaba a brillar como las demás. Tenía un sólo pensamiento, no quería morir. Muchas de sus amigas se habian convertido en fugaces y habían caído en e vacio. Jamás habían regresado. Decidió dormirse para no pensar, perdió el equilibrio y cuando vino a darse cuenta estaba ya desplazándose por el firmamento, se había convertido en fugaz. ¡Paf!, cayó en las aguas profundas del océano. Aquí todo era oscuridad, sólo que por ratos alcanzaba a ver una luz muy tenue que se le acercaba. Lo que era no se distinguía, estaba forrada de algas marinas. "No temas, soy estrellamar, hace millones de años llegué aquí y éste es el reino de las estrellas. Cuando las estrellas fugaces como tú se desplazan por el firmamento caen en las profundidades del océano y se convierten entonces en estrellas del mar. Ven, vamos te llevaré a nuestro reino y de seguro reconocerás a muchas estrellitas que fueron fugaces y ahora son eternas - le explicó - Así partió la estrellita, que una vez era solitaria y su compañera estrellamar".

- Mamá, interrumpí. Creo que es cierto lo que dicen, que si uno pide un deseo a una estrella fugaz, lo que se anhela se conseguirá-.

-A mi se me acaba de cumplir el mío. Pedí jamás separarme de ti y ahora comprendo que tú y yo somos estrellitas fugaces también y que estaremos juntas en las profundidades de la eternidad.

Mamá y yo nos abrazamos y seguimos contando estrellas.

9 comentarios:

  1. Bonita historia.
    Asî deberian de ser siempre los lazos entre padres he hijos. Es algo muy hermoso, el ver esa union indisoluble entre ambos.
    Yo pediria el deseo de que, todos los hijos siempre amen y cuiden a sus madres. Que cuando ellas no esten aquî, ni todo el llanto del mundo lasa puede hacer volver.
    Besenlas y mimenlas hasta mas no poder.

    ResponderEliminar
  2. A mi madre le encantaba quedarse largo rato mirando el cielo nocturno, le gustaban tanto las estrellas y juntando su cabeza a la mía, las contaba ... siempre hay recuerdos que bien contados nos dan mucha alegría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Recuerdos de la infancia. Claro que sí. Seguro que los deseos se cumplen. Yo al menos asi lo creo
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Muy linda historia.
    Yo paso horas, cuando puedo, contemplando las estrellas.
    Un beso.....

    ResponderEliminar
  5. Hermoso y tierno relato.
    Cariños Marilyn!
    Lau.

    ResponderEliminar
  6. Querida Marilyn:

    Que dulzura de historia y que tierno el final.
    Propia de los días navideños.
    No hay dudas que esto es lo tuyo. este tipo de historias las llevas de una forma muy cautivante y atractiva.

    Tamally maak

    ResponderEliminar