sábado, 26 de abril de 2014

A ENREDAR LOS CUENTOS


-Érase una vez una niña que se llamaba Caperucita Amarilla.

-¡No, Roja!

-¡Ah!, sí, Caperucita Roja. Su mamá la llamó y le dijo: “Escucha, Caperucita Verde…”

-¡Que no, Roja!

-¡Ah!, sí, Roja. “Ve a casa de tía Diomira a llevarle esta piel de papa”.

-No: “Ve a casa de la abuelita a llevarle este pastel”.

-Bien. La niña se fue al bosque y se encontró una jirafa.

-¡Qué lío! Se encontró al lobo, no una jirafa.

-Y el lobo le preguntó: “¿Cuántas son seis por ocho?”

-¡Qué va! El lobo le preguntó: “¿Adónde vas?”

-Tienes razón. Y Caperucita Negra respondió…

-¡Era Caperucita Roja, Roja, Roja!

-Sí. Y respondió: “Voy al mercado a comprar salsa de tomate”.

-¡Qué va!: “Voy a casa de la abuelita, que está enferma, pero no recuerdo el camino”.

-Exacto. Y el caballo dijo…

-¿Qué caballo? Era un lobo

-Seguro. Y dijo: “Toma el tranvía número setenta y cinco, baja en la plaza de la Catedral, tuerce a la derecha, y encontrarás tres peldaños y una moneda en el suelo; deja los tres peldaños, recoge la moneda y cómprate un chicle”.

-Tú no sabes contar cuentos en absoluto, abuelo. Los enredas todos. Pero no importa, ¿me compras un chicle?

-Bueno, toma la moneda.

Y el abuelo siguió leyendo el periódico.



9 comentarios:

  1. Es una excelente idea para llevar a los nietos a donde se quiere, en algún momento llegará mi día, espero no olvidar este sabio "consejo" :P

    Un beso.

    [No se ve la imagen Marilyn, yo las subo directamente al blog, en ocasiones utilizo http://imgur.com/, es un excelente servidor y a la fecha no me ha borrado las imágenes].

    ResponderEliminar
  2. jajaja muy divertido y al final razonable para saber si los nietos se aprendieron el cuento.
    Buena Moraleja

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  3. Buena manera de contar los cuentos, así se fijan mejor los cuentos en la memoria de los niños y a la vez les dispersas la atención hacia la idea de que no sabes contar cuentos, que al final se conforman con un chicle.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Enredar los cuentos es la mejor forma de contarlos...

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito, Marylin, me encantó.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Una idea fantástica, la de la recreación...
    Un abrazo cálido Marilyn.

    ResponderEliminar
  7. El diario siempre es más importante, claro...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar