sábado, 4 de enero de 2014

LA FE Y LAS MONTAñAS





Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía. La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe, y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio.

Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de Fe.

Augusto Monterroso

11 comentarios:

  1. Buena explicación a fenómenos naturales. Yo me pregunto, ¿dónde está la fe si ahora no la hay? ¿Tener fe en qué?
    Da para mucho para ser tan pocas líneas.
    Un abrazo, Marilyn.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenísimo el relato! Te felicito de verdad. Mejor no tener Fe en ciertas cosas que no nos han traido más que complicaciones.Feliz Año y Felices Reyes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querida Marilyn,
    admiro la creatividad de tu breve relato. La "recreación" sobre la frase "la fe mueve montañas" está estupenda.
    Te deseo un buen y feliz año querida amiga.
    Abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
  4. Marilyn:
    Muy ocurrente texto. Me ha gustado mucho; pues, si bien es disparatado, tiene lógica.
    Vaya mi felicitación por ello.
    Feliz 2014.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, original y muy metafórico. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  6. Así que, después de todo, para lago servía el dichoso monosílabo...

    Saludos y buen 2014.

    J.

    ResponderEliminar
  7. Que peligro tener fe! Jajajaja
    Besos y feliz 2014 :)

    ResponderEliminar
  8. Esto de las creencias. . .complica pero atrapa. Un gusto hacer una recorrida en este Blog. ¡Te deseo todo lo mejor para ti y que continuemos atesorando momentos agradables de amistad! Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar