miércoles, 20 de octubre de 2010

DE LO SUBLIME A LO RIDICULO

Hemos visto como el costo de la celebración de una boda ha incrementado en los últimos años. Lógico es que una ocasión tan especial amerite que los novios deseen compartir con familiares y amigos de una manera amena y distinguida. Pero, como en muchas ocasiones, cada vez menos importa la celebración del vinculo amoroso y prevalece la ostentación. Es una competencia entre quien puede tener la boda más exótica y lujosa.


Hace unos días fui a McDonald's con unas amigas y ordenamos "pie" caliente de manzanas. En eso, se acerco el supervisor y nos ofreció una hamburguesa junior gratis si participabamos en una encuesta. Lo pensamos un rato, pero decidimos aceptar. Para nuestra sorpresa, se trata de que esta cadena de comida rápida pretende brindar un nuevo servicio a partir de enero del 2011 y desean conocer la opinión de sus clientes. Hasta ahora, MCDonald's permite que se celebren cumpleaños de niños y adultos en sus locales y su famoso payaso, Ronald McDonald, entretiene a los invitados. La nueva propuesta es la "Mc Wedding", una boda que incluye buffet de hamburguesas y un pastel hecho con los conocidos "pie" de manzanas.


Lo pintoresco es que los locales en los que se lleven a cabo las McBodas permaneceran abiertos como todos los días, atendiéndose al público no invitado. Según ellos, han recibido numerosas cartas en las que se les pide la incorporación de este nuevo servicio. Los solicitantes alegan haber muchos enamorados que se han conocido en McDonalds o que acuden allí todos los días para almorzar o a conversar después de salir del trabajo.


Como Ronald McDonald nunca se puede quedar atrás me imagino verlo no como payaso sino vestido formalmente con traje y corbata, con su tradicional peluca roja haciendo de notario público en la boda. Los futuros esposos finamente trajeados posando detrás de un bizcocho enorme hecho de manzanas, rodeados de cientos de hamburguesas y globos de colores.



No me sorprendería que este nuevo servicio tenga acogida aquí en Estados Unidos, pues amén de que hay gente que prefiere una hamburguesa a un banquete, hay gente extravagante y la economía exige grandes sacrificios.



Gustosamente llenamos el formulario y disfrutamos de unas deliciosas hamburguesas. Al salir nos encontramos con Ronald, quien nos saludo con una sonrisa de oreja a oreja.









No hay comentarios:

Publicar un comentario