jueves, 14 de octubre de 2010

CUANDO DECIR LA VERDAD

Hace unas cuantas semanas despidieron a Rick Sánchez, comentarista de noticias de CNN. Ha habido una gran polémica en torno al despido, pues con ello muchas personas cuestionan la libertad de expresión existente en los diferentes medios de comunicación de los Estados Unidos.

Rick Sánchez argumentó estar agobiado por las chanzas y comentarios despectivos que de su orígen hispano hacía Jon Stewart, de nacionalidad judia, en el programa "The Daily News" trasmitido por ABC. Herido en su sensibilidad, Rick Sánchez, arremetió contra Jon Stewart calificándolo de racista resentido en un programa al cual fue invitado. Sostuvo que era una hipocesía comparar a los judios con los hispanos, cuando se sabía que los judios eran una minoría privilegiada en Estados Unidos. También comento que los medios de comunicación de Estados Unidos eran de propiedad judia.
Al dia siguente, Rick Sánchez fue despedido de CNN por los comentarios emitidos el día anterior. Unos días después, pidió disculpas tanto a CNN como a Jon Stewart por sus comentarios fuera de tono.
Muchas personas consideran que Rick Sánchez no tenía que pedir disculpas por que dijo la verdad. Otros consideran que sus comentarios estuvieron fuera de lugar y fueron ofensivos para los judios.
Este debate pone de manifiesto una de las virtudes cardinales que según la Iglesia Catolica debemos de practicar y que tantas veces olvidamos, "La Prudencia". La prudencia hace que se distinga en toda ocasión cual es el camino correcto, cual es el bien; dicta que es lo que conviene hacer o dejar de hacer. Ayuda al hombre a poner atención a la voz de su conciencia, en vez de poner atención a lo que siente.
Los egipcios representaban la prudencia mediante una serpiente de tres cabezas. Una cabeza de perro, otra de león, y otra de lobo. Con ello daban a entender que el hombre prudente debe poseer la astucia, de la serpiente, la paciencia del perro, la fuerza del león y la agilidad del lobo.
Es evidente que Rick Sanchez estaba agobiado por el exceso de trabajo y frustrado por los comentarios soeces sobre su orígen hispano. En ese momento puso mas atención a lo que sentía que a su voz interior. Pudo haber escogido dar su opinión en otro momento o por otros medios dejarle saber su parecer a Jon Stewart. Ahora, ha tenido que pedir disculpas, a quien no las merece, para ver si de esa manera recobra su posición y credibilidad.

La verdad se puede decir pero hay que ser prudente y esperar el momento y la ocasión.
"La sabiduria y la prudencia de nada sirven si no se presenta la ocasión." Confucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario