sábado, 3 de abril de 2010

"EL FARERO"

"Cuando era niño decía que de grande iba a vivir en un faro y que iba a casarme con una sirena". Esto me contó mi padre en una oportunidad en que contemplabamos a lo lejos un majestuoso e imponente faro. Lo decía con un dejo de tristeza, como si se sientiera traicionado por el destino. Me contaba que le parecía extraordinario vivir al lado del mar y tener los gritos de las gaviotas y las olas como fondo musical lejos del mundanal ruido y del caos de la ciudad.


Desde los tiempos más remotos los faros y sus fareros han fascinado al mundo. Los faros han sido protagonistas de numerosas historias, leyendas, películas, canciones y libros que cuentan aventuras lúgubres, trágicas y románticas. Tal el caso de "El Faro del Fin del Mundo", novela póstuma de Julio Verne, inspirada en el Faro que fuera construído en Tierra de Fuego, Argentina en 1884. La Torre de Hércules, en la Coruña, Galicia, que es el faro en funcionamiento más viejo del mundo. Data de 1,900 años de antiguedad, construído por los romanos y sobre sí pesa una magnífica leyenda sobre la lucha entre el gigante alado, Gerión y Hércules. Hay innumerables faros en todos partes del mundo, cada uno de ellos con historias de encantamientos y misterio.

A pesar de que la profesión de farero (Técnico en Señales Marítimas) es una de las más desconocidas, hay una amalgama de fantasia que la envuelve. El farero se encarga de encender el faro, apagarlo y darle cuerda. Un trabajo que según ellos parece ser simple pero en realidad encierra sacrificio y abnegación. Son innumerables las calamidades, privaciones y sufrimientos a los que deben afrontar espcialmente durante las tempestades. Cada faro lleva en sus noches un historial de aventuras y desgracias. Basta con ver este video para tener una idea del peligro, la tensión y la emocíon que en ocasiones puede sentir un farero.





Anteriormente el faro era el único apoyo a la navegación, ahora han pasado a ser una ayuda más debido a que la mayoría de los faros han sido automátizados. En los últimos veinte años muchos faros se han transformado en hoteles de lujo, hostales y otros están descuidados y abandonados. Recientemente, pusieron en subasta el Faro Penfield en Connecticutt, EU. al cual se dice estar embrujado por albergar a un forero que murió en 1916.

A pesar de que la tecnológia en muchos casos ha suplantado al viejo farero todavia los faros siguen arrastrando un halo de romanticismo y majestuosidad. Muchas personas sueñan con llegar a ser fareros y fareras, postulando para dichas plazas con la esperanza de ser escogidos. Para otros el faro representa guia en la oscuridad, un haz de luz que dice que la costa esta cerca, que no sucumbiremos en la inmensidad del mar.

Farero: Olas, mar, aventura, gaviotas, luna... Te atreviarias a ser farero(a)?









































No hay comentarios:

Publicar un comentario