miércoles, 14 de agosto de 2013

INCONGRUENCIA






Yo no creo en fantasmas, ni en duendes, ni en hechizos, pero si creo en el monstruo de los ojos verdes. Se me ha aparecido en varias ocasiones transformándome en un ser irracional. Ayer vino a medianoche, y desde entonces estoy en constante vigilia de los gestos, actitudes, miradas, risas y llantos de mi amada, Teresa.



¡"Oh! mi señor, cuidado con los celos; son el monstruo de ojos verdes que se burla de la carne de la que se alimenta". Shakespeare

7 comentarios:

  1. Los celos pueden ser peligrosos.

    Siempre un placer Marilyn, besos linda

    ResponderEliminar
  2. Los celos mmm hay quienes piensan que son necesarios en una pareja? obvio que en cierto grado..pero en la mayoría de los casos se transforman en violencia, en abuso...Por suerte no soy celoso :) pero mi novia me critica eso..difíciles de complacer las mujeres XD
    Lindo relato Marilyn :)
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah, los celos! Ese es el mayor monstruo, capaz de cometer las barbaridades más terribles. ¡Dios nos libre de su presencia! Un beso

    ResponderEliminar
  4. Quien tiene tiempo para los celos, no tiene tiempo para amar...

    Saludos y Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  5. eso pasa, los monstruos tienen ojos verdes, azules o cafés
    y transforman todo
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, los celos son de lo peor y son los peores monstruos, felicitaciones por la entrada.

    ResponderEliminar
  7. Los celos son una enfermedad... que enferman!
    Excelente entrada Marylin, te dejo un fuerte abrazo.

    Bello fin de semana!

    ResponderEliminar