miércoles, 7 de agosto de 2013

EL CARTERO






¡Tún, tún! Golpeó la puerta con insistencia el cartero.
¡No estoy! contestó el fantasma, malhumorado y con su usual voz de ultratumba.

Fue tal la sorpresa del infeliz, que dejándo la carta por debajo de la puerta en la casa abandonada, murió de un prolongado e incontrolable ataque de risa.


7 comentarios:

  1. Sorprendente. Un relato cargado de ingenio. Me ha gustado mucho. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo relato!!
    Me encanto!
    Dicen que las risas incontroladas, son lo que mas molesta a los fantasmas malhumorados.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Marilyn:
    Aquí has explorado los magníficos caminos del humor negro.
    ¡Felicitaciones!
    Un gran abrazo.


    ResponderEliminar
  4. Murió de la risa? XD...que "loco" la historia...me gusto, me hizo reír, y eso es mucho lograr :)
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
  5. Dicen que de algo hay que morirse, dicen.

    Saludos

    J.

    Pd: No hay forma de evitar que la música se active por sí sola?

    ResponderEliminar
  6. A veces el malhumor de algunos provoca risa incontrolable en los demás.
    Salute!

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno el micro. Casi estoy por asegurar que tu fantasma era pariente de Canterville
    Besos

    ResponderEliminar