sábado, 4 de agosto de 2012

LA NIñA DE LOS ALGODONES

cadaver Pictures, Images and Photos

¿Por qué será que lo prohibido nos atrae tanto? A lo largo de la niñez y adolescencia, en múltiples ocasiones, sobrepasamos el límite establecido por nuestros padres. Todavía hoy, como adultos, sentimos curiosidad y morbo cuando nos enteramos de que algo está prohibido.  ¿Será estó algo innato en el ser humano que lo acompaña a lo largo de la vida e inclusive después de la muerte?  Veamos....


 Unos niños se fueron a jugar cerca del rio, donde sus padres les habían prohibido retozar. Lentamente oscurecía, pero ellos ni caso, continuaban brincando, jugando a las escondidas, y trepándose en los árboles. De un momento a otro, inesplicablemente, el sonido de la crecida del rio los sorprendió. Temerosos por aquél sonido tan extraño, y preocupados de lo que pudiera ocurrir decidieron marcharse. Justo cuando abandonaban el lugar notaron entre ellos una figura casi irreconocible en la penumbra. Instintivamente, se miraron entre si como para comprobar que estaban completos, que no era una broma. De inmediato, se dieron cuenta de que quien estaba ahí entre ellos era una niña, de mediana estatura que tenía un copo de algodón debajo de cada párpado y en cada hueco de la nariz.  Sin mediar palabras, se echaron a correr despavoridos gritando.

Cuando llegaron a sus hogares contaron a sus padres lo que vieron, refiriéndose a la presencia como a
"la niña de los algodones", por que lo que más los impresionó fue los copos de algodón debajo de los parpados, así como, los que tenía dentro de la nariz .  Los padres a su vez contaron a sus hijos que hacía muchos, muchos años,  en circunstancias desconocidas y en medio de un silencio fantasmal se encontró el cuerpo sin vida de una niña de siete años flotando en el río; motivo por el cual  ellos les habían prohibido jugar cerca de allí sin supervisión.

Después de la aparición los niños jamás regresaron a jugar cerca del río. "La niña de los algodones", sin embargo, sigue apareciendo desobedeciendo lo establecido buscándo a niños con quien jugar.





7 comentarios:

  1. Uhhhhhh!! Una historia para no dormir, de esas que tanto gustan.
    Querida Marilyn así es, todo lo prohibido atrae y cuando eres adulto, como muy bien dices incluso con morbo. Pero teniendo prudencia tan poco es malo tener curiosidad, no?
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Querida Marilyn
    Menos mal que hoy es sábado, y no viernes, porque dicen que los días privilegiados de los fantasmas son los viernes......
    Hermoso relato aunque el contenido sea un poco estremecedor...

    Besos y bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Siguen los fenómenos inexplicables, Marylin. En cuanto a la necesidad del hombre de transgredir las normas lo llevamos en los genes. Todo lo prohibido atrae porque si está prohibido será por algo...Besos.

    ResponderEliminar
  4. El hecho de prohibir lo hace mas apetecible, la historia de miedo como todas las que leo en tu espacio mi niña, excelente relato y estremecedor tambien.

    Besos linda

    ResponderEliminar
  5. Marilyn:
    Un espeluznante cuento de aparecidos; en este caso, con la aparición de una pequeña niña.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La niña aparecida. Hay varias historias en mi país de aparecidos pero ninguna que se parezca a esta. Por momentos me hizo acordar a la niña de la película La llamada. la que salia del pozo y tenía el pelo sobre la cara.
    Creo que voy a empezar a tomar tranquilizantes para venir a visitarte.

    Besitos Amiga

    ResponderEliminar
  7. hola Marilyn,
    me has puesto pero nerviosa...jaja

    Marilyn, y si Genessis tuviese razón?

    uuuuyyy!


    un abrazo^^

    ResponderEliminar