sábado, 18 de agosto de 2012

EL ENVIADO

Well Pictures, Images and Photos


Corrió hacia la boca del pozo como un desesperado. De las profundas aguas de su interior, a más de un centenar de pies de la superficie, los quejidos se hacían más prolongados y estremecedores. Moisés se inclinó sobre el brocal de piedras y asomó la sudorosa cabeza por el oscuro círculo. Abajo, alguien se ahogaba. Con sólo echar una soga el infeliz podría salvarse. Moisés tenía en sus manos la vida de aquél hombre. Afirmándose con cuidado en las piedras, Moisés gritó con decisión: "Hermano, no te angusties más, que tu agonía ha terminado!" Al escuchar este mensaje redentor el desdichado inmerso columbró un luminoso rayo de esperanza.  Y con la voz ronca y entrecortado sollozo con una inmensa gratitud:
"¡Gracias, Dios mío, por oír mis plegarias!" Entonces Moisés, instrumento del altísimo, cumplió la promesa que había hecho y tomando entre sus recios brazos una pesada rueda de hierro que había cerca, la dejó caer dentro del poso. Como no volviera a escuchar ningún otro lamento, Moisés se retiró discretamente para continuar sus labores.



Jesús Abascal
Cuentos Cubanos de lo Fantástico y Extraordinario

10

15 comentarios:

  1. No me gustaría encontrarme por el camino con un Moisés de este tipo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cerca de casa vive un un carpintero de nombre Moisés te aseguro que no le pediré ayuda me encuentre en la situación que me encuentre.

    Un ramo de besos para vos

    ResponderEliminar
  3. A veces suceden así; nos gozamos de hacer grandes hazañas... y para el otro, qué fue?

    hermosa reflexión Marilyn.
    Buen sábado
    un beso
    Pace e Bene!

    ResponderEliminar
  4. Que Dios me libre de encontrarme con un Moisés así, en mi camino.
    Buen día, querida y a ese Moisés lejos, lejos ehhhh!!!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, si llega a saber la ayuda divina que iba a recibir, se había quedado callado. :)

    Un beso Marilyn.

    ResponderEliminar

  6. Una reflexión con humor.
    Me encanto!!
    Cariños...

    ResponderEliminar
  7. Marilyn:
    De seguro que Moisés le debía unos dinerillos al ahogado...
    Y le dijo (por lo bajo), que Dios te lo pague.
    Esa es mi interpretación, ¿estoy equivocado?
    Muy buen post.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Terminar con la agonía terminó, al menos no mintió.
    Pero ni rastro de culpa!
    Muy bueno
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Buen humor en esta entrada, Marilyn. Un Moisés muy particular.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, me hiciste reir.

    Moises cumplio su agonia termino

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Jolín para el Moisés, que bien mandado es!
    Yo hubiera llamado a alguien al que le debiera dinero, así no tendría mas remedio que salvarme si quería cobrar la deuda... jajaja

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Tuve un tío-abuelo que se llamaba Moisés. Moi para los colegas.
    Siempr tuvo los brazos hechos polvo, pregonaba, por las leyes que le cargaron en dos tablas.
    Vaya con los Moiseses, cómo se las gastan.
    Un abrazo, Marilyn.

    ResponderEliminar
  13. Pues en realidad no mintió, pero que crueldad vaya

    Besitos Marilyn

    ResponderEliminar
  14. hola Marilyn,
    uuff! el pobre Moisés, confundió el sentido de la ayuda!

    un abrazo^^

    ResponderEliminar