Social Icons

miércoles, 4 de abril de 2012

CANTó EL GALLO

rooster Pictures, Images and Photos

_ "¿A dónde vas"
_ "A donde yo voy no me puedes acompañar, me acompañaras más tarde".
_ "¿Pero por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por tí".
_ "¿Con qué darás tu vida por mi?  Te aseguro que no cantará el gallo, antes que me hayas negado tres
    veces".
    Y el gallo cantó.



Según el Talmud, en Jerusalén no se criaban gallos por ser aves consagradas al dios sol, por lo que parece poco probable que se tratara de un gallo real. Una explicación plausible es que el “canto del gallo” se tratara de una trompeta llamada “gallus” que se utilizaba para llamar al cambio de guardia de los soldados romanos.

Al proceso completo de las cuatro vigilias romanas se le llama “El Canto Del Gallo”, y al mismo tiempo, cada vez que sonaba la trompeta marcando el cambio de guardia se decía “el gallo cantó”. Probablemente este nombre se le había dado por la relación que hay entre el canto del ave homónima y la llegada del amanecer. Cuando sonaba la primera trompeta marcando el cambio de guardia de la primera vigilia, esto es a las seis de la tarde, se decía “cantó el gallo la primera vez”.
Entonces, cuando Jesús dijo “el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces”, estaba diciendo que Pedro lo negaría antes del amanecer, es decir antes de que se produjera el proceso completo de los toques de trompeta. Por eso sabemos que Pedro negó a Jesús antes del amanecer.
Ahora bien cuando dijo “antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces” estaba diciendo que las tres negaciones serían antes de la segunda vigilia. Pedro negó a Jesús aproximadamente un minuto antes del segundo canto del gallo según la historia lo da a entender, y este se producía a las nueve de la noche como lo aclara el cuadro de mas arriba, por lo tanto Pedro lloró amargamente luego de las nueve.

 ¡Cuántas veces tenemos que decir que hemos hecho como Pedro! Nos hemos visto en la situación de dar testimonio de nuestras convicciones y hemos preferido mimetizarnos para no correr peligros, para no exponernos. Hemos dicho, con los hechos o con nuestro silencio: «¡No conozco a ese Jesús de quien habláis!».
    

http://ministerioscuerdasdeamor.wordpress.com

8 comentarios:

  1. Te pusiste religiosa, Marilyn. A tono con la época del año que llega. Que tengas unas Felices Pascuas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Curioso lo del gallo! Yo siempre había pensado que era el canto del animal.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces acallamos nuestras convicciones y negamos tenerlas por riesgo o muchas veces por comodidad. Total! ¿Quien vendrá a juzgarnos? Pues nosotros mismos deberíamos hacerlo.

    Nota: En Jerusalem había mercados para comprar animales y ofrendar en el templo. Fuera de las puertas estaban los corrales de animales impuros. Entre ellos las gallinas y gallos. Que si había pero no dentro de la ciudad. Se los reconocía como impuros porque escarban el suelo y comen los bichos que en encuentran sin ninguna selección.

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigo Daniel por tu comentario. Desconocia ese dato.
    Feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas matizaciones y mejores puntualizaciones.

    Todos los días se aprende algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Buena reflexión final y buena introducción para comprender lo que sucedió.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. y como el gallo el cerdo, son considerados impuros en segun que religiones o creencias...

    Abrazos y feliz sabado.

    ResponderEliminar