sábado, 21 de septiembre de 2013

CUCARACHAS




Una niña atravesó la acera de enfrente. Contaba cucarachas mirando al suelo.

Extraño juego para una noche de verano, pensé y la dejé ir.
Me sorprendió encontrármela al día siguiente, en otra calle y a la misma hora.
La niña volvió a pasar de largo hipnotizada por sus insectos. Tan absorta andaba tras su procesión de caparazones negros que a punto estuve de atropellarla la noche siguiente, cuando la niña apareció en mitad de la carretera.
No volví a verla en mucho tiempo.
Recorrí cien veces las mismas avenidas, inspeccioné los callejones oscuros, la busqué acurrucada entre los embalajes de cartón y ayer, por fin, respiré al descubrirla en la otra punta de la ciudad.
Anochecía y ya era invierno. Tirité al reconocer su liviano vestido de mangas afaroladas. Los cabellos despeinados le ocultaban el rostro y sus piernas huesudas parecían haberse estirado cinco centímetros.
Esta vez no pude resistirme. Me aposté a esperarla en una esquina y cuando pasó a mi altura, la sujeté por los hombros.
—Suélteme por favor. Voy a perderlas —susurró siguiendo con la vista el último bicho que sorbía la alcantarilla.
—Tranquila. No voy a hacerte nada —le dije. Su cuerpo era todavía más leve en mis manos—. Sólo quiero saber por qué persigues cucarachas. Ella me clavó sus ojos grises. Tenía las mejillas blancas y los labios transparentes.
—Como en el cuento de Hansel y Gretel —contestó—. Sólo que en vez de piedrecitas blancas, puse cucarachas y ahora no encuentro el camino a casa.

De la red
Marcovaldo

7 comentarios:

  1. Encontrar el camino a casa... persiguiendo cucarachas... Dura, muy dura forma de regreso!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Triste por su realidad, hay muchos niños que no pueden encontrar el camino a sus casas y terminan en la oscura marginalidad...
    Cariños...

    ResponderEliminar
  3. Es una buen re-versión del clásico.

    Muy actual, eso sí.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  4. Qué lástima.
    He visto a la niña desamparada y la cara de estupefacción de quien la encontró.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantando el texto, esa sensación de no tener nada, pero no perder la ilusión. Los niños siempre son así, siguen hacia adelante y nunca se rinden.
    Te he encontrado y te sigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Lo tiene verdaderamente difícil. Buen relato, vas creando una atmósfera agobiante para llegar a un final sin esperanza.
    Un abrazo.
    Valverdedelucerna.

    ResponderEliminar