miércoles, 12 de junio de 2013

ERA TAN GUAPO...


Era tan guapo, tan inocente, despertaba tanta lástima tras haber perdido a sus padres en aquel pavoroso incendio, su trauma era tan grande, que a los que le adoptaron ni se les ocurrió prohibirle que jugara con cerillas. A sus padres tampoco se les había pasado por la cabeza.

Espido Freire, Cuentos malvados

13 comentarios:

  1. Marilyn:
    Hay chicos que adoran jugar con el fuego.
    De hecho, un amigo mío de la infancia vivía encendiendo pequeñas fogatas. De adulto se hizo soldador y manejaba la soldadura eléctrica o la de llama (oxiacetilénica). Ya estaba predestinado...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sin saber lo que en su interior guardaba

    Besos linda

    ResponderEliminar
  3. Vaya...hay que cerciorarse primero de lo que metes en casa y no fiarse de las caritas dulces...jejejeje

    Buen micro marilyn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Éntre más observo, encuentro más casos de daños por fuego que beneficios.
    A los menores jamás se les debe enseñar a manejar fuego.
    Me pudre oír de incendios por gente que deja veladoras encendidas.
    Algo tan evitable si no tuviésen tantos fanatismos.

    ResponderEliminar
  5. El fuego es muy peligroso, pero más lo es no conocer cómo son los niños, que esconden en su interior, una cerilla en manos de un niño es peligro seguro.

    ResponderEliminar
  6. Un micro excelente que encierra una gran historia y unas complicadas personalidades, de padres e hijos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Curioso, todos cometieron el mismo error, claro que probablemente la prohibición tampoco hubiera servido de nada.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Y asi por los siglos de los siglos ...un buen microrelato.

    Me encanta .

    ResponderEliminar
  9. Qué fuerte!.
    Y además era demasiado tarde para avisar a los siguientes...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Un micro de verdad. Un gusto leerte, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marylin, recién descubro este este sitio, siempre comento en Despierta, porque era el enlace que tenía guardado. He descubierto un lugar espléndido y sorprendente, este micro relato te heriza los pelos, relamente muy bueno.
    Me quedo por aquí para seguirte con tu permiso, abrazos miles.

    ResponderEliminar
  12. Buen cuento marylin...las apariencias engañan...
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
  13. Por otro lado, ¿por qué prohibir algo tan simple como un juego...?

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar