jueves, 4 de abril de 2013

HISTORIA DEL MIEDO





El miedo ronda la casa como un vagabundo, viene de otras puertas, tomó por asalto la sala y se clavó en los ojos a Rosa. Ella lanzó un grito que rasgó la noche. El miedo era grande y obsesivo; perturbador y criminal. Sacaba sus cuchillos y sajaba la faz de la alegría. Nunca lo había visto de frente, con ese descaro de pararse a ver a sus víctimas temblar o palidecer, con los labios cenizos y el habla cortada.
Hoy está aquí en esta casa, mi madre se pone histérica, Rosa se ha desmayado. El miedo sigue su camino, me dejó un frío en los genitales. Lo vi cruzar la calle, sigue la calzada y entra en todos los recovecos del barrio como dueño y señor de los caminos.
Ahora sopla una brisa suave, silbante en los aleros. El miedo como que se va, pero siempre se queda.

Virgilio López Azuán

8 comentarios:

  1. ¡Qué cosa será el miedo que nos paraliza de esa manera! ¿Te imaginas la vida sin él? ¡Cuántas cosas nos perdemos por su culpa, pero cuántas veces nos salva de los peligros! Que tengas un feliz día

    ResponderEliminar
  2. Siempre me sorprende la originalidad de tus escritos que contienen esos sentimientos, a veces fadtidiosos.

    Excelente relato.
    Beso Marilyn.

    ResponderEliminar
  3. "el miedo como que se va, pero siempre se queda"..me gustó, escribes muy bien, manejas bien el "suspenso atrapante"...y muy cierto, el miedo siempre se queda, porque es uno de nuestros sentimientos originales; el amor y el miedo....

    ResponderEliminar
  4. Siempre se queda linda, en ocasiones nos previene y en otras nos detiene de hacer lo que deseamos

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Que es el miedo?
    Tengo una amiga de 80 años que siempre tiene miedo. No se queda sola en casa,no entra en un ascensor sola, no va en ningún medio de locomoción subterraneo, yo le digo. ¿De que tienes miedo?...No sabe responder
    Un beso Marilyn

    ResponderEliminar
  6. La peor parte del miedo es que te deja imposibilitado para vivir.
    Besos!

    ResponderEliminar