miércoles, 16 de enero de 2013

YA HA LLEGADO



¡Ah, el timbre! ¡Ya ha llegado! ¡Es ella! ¡Matilda! ¡Qué guapa estás! Yo diría que ese vestido rojo te sienta maravillosamente. ¿Te has hecho algo en el pelo? Sí, estás guapísima, como siempre. Me gusta ese perfume nuevo. ¿No traes maleta? Bueno, no importa. Siéntate, siéntate… ¿Quieres un té? Ah, claro, con leche. Y dos terrones de azúcar, ya lo sé… Es maravilloso tenerte de nuevo en casa, Matilda. No sé qué haría sin ti. Esta semana que has estado fuera me he sentido perdido y triste, y apenas he comido nada. Créeme: cuando te llamo “mi vida”, no exagero ni una pizca. ¿Quieres darte un baño? Ah, buena idea. Ahora te llevo toallas limpias. Hay sales perfumadas en la estantería, Matilda. ¿Las ves? Aquí te dejo las toallas… No te quedes dormida en la bañera, que te conozco. Mientras, voy a preparar algo de cena… Oh, vaya, el teléfono. ¿Sí? Dígame. [...] Oh, debe de haberse equivocado, señor. Debe de tratarse de una lamentable confusión. Con toda seguridad no se trata de mi esposa, señor, porque en estos momentos está aquí en casa, dándose un baño… Es un error, señor. Buenas noches. Matilda, acaban de llamar del tanatorio… ¡Qué confusión tan desagradable…! Decían que estabas… ¿Puedo entrar, Matilda? Matilda. Matilda. ¿Estás ahí, Matilda…?

Por Willmouse

11 comentarios:

  1. Lo que es la mente y más, cuando se trastoca por un dolor tan profundo.El pobre, nunca asimiló su defunción:aun sigue viva en su recuerdo.Un relato muy lindo!

    Abrazos Marilyn.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho tu relato, es bello.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Marilyn, también has vuelto, pero por suerte vivita y coleando... jajaja!!!
    Muy buen micro, que conduce a un final inesperado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Siempre se equivocan cuando llaman, buscando a quienes se les pierden. Es muy bueno, me encantan tus relatos tan sorprendentes!!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El dolor tan grande que se puede llegar a sentir con la muerte de alguien querido puede llegar a nublar razón. Muy buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pobrecillo!. Me ha provocado un escalofrío.
    La duda es: imaginó que su esposa estaba eb casa o realmente ella vino a despedirse de él?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Matilda era su vida, tanto que ha perdido su mente, ya no es capaz de diferenciar la realidad del deseo.
    El dolor deja una huella muy profunda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ohhh por Dios!!!!!!!! me estremecíiiii, que post para tenerme en vilo wow!!!
    A cuanta gente le pasa igual José... a muchas personas que la ...... se les anuncia y se les hace presentes...
    Gracias por visitar mi faro un abrazo :*

    ResponderEliminar
  9. Qué situación la del pobre hombre,
    es una premonición terrible!

    Excelente relato, cautivante!
    Abrazos cálidos querida Marilyn.

    ResponderEliminar
  10. Marilyn:
    El fantasma ha vuelto a casa, ¿estaba de paso?
    Muy inquietante cuento. Está muy bueno.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marilyn! Muy buena historia me gusta



    Siento no haber entrado últimamente en tu espacio, no tengo ganas de entrar últimamente en el blog, desde la muerte de mi madre que ara dos meses el 25 no se me apetece nada la verdad pensé que era mas fácil pero cuanto mas días pasan mas difícil se me hace, no verla
    y mil besos para ti preciosa

    ResponderEliminar