miércoles, 26 de septiembre de 2012

EL COLUMPIO

blanc y negre Pictures, Images and Photos

Alfredo entró a E-bay dispuesto a comprar un columpio de segunda mano para su hija, Clarissa,
quien pronto cumpliría nueve años. Buscó y buscó hasta que encontró lo que buscaba, un columpio color rosa de dos asientos. A los pocos días llegó la caja con el columpio y las instrucciones para armarlo. Cuidadosamente lo armó cerca del arbol de almendro aprovechando la sombra de sus ramas.  Cuando Cristina regresó de la escuela se encontró con la grata sorpresa. Lo vió y salió corriendo; se subió en él meciéndose a toda velocidad. Alfredo la contemplaba orgulloso y lleno de contento. Clarissa era la niña de sus ojos, su felicidad era la él. Sumido en sus pensamientos contestó el celular, mientras  la observaba, "Sí, por supuesto Alberto, nos podemos reunir maña........"    De repente advirtió que el segundo asiento del columpio se mecía solo, a la misma velocidad y a la altura que el de Clarissa. Su hija movía los labios como si estuviera conversando con alguien y por momentos  reia a carcajadas.

13 comentarios:

  1. El espectro de la antigua dueñita de ese columpio...Que fuerte!... pero me ha encantado.

    Un abrazo Marilyn

    ResponderEliminar
  2. Vaya, niña me has dejado un escalofrío tremendo, es que cuando de niños se trata, es superior a mi :)

    Besos linda

    ResponderEliminar
  3. Inquietante .. y a la vez bello..
    Me encanta .. Gracias

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ohh, quizás solo fue la gran alegía que cogió y se puso a soñar...

    Muy buen relato Marilyn.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un relato lleno de misterio. Muy bueno. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Los niños siempre tienen amistades imaginarias.
    Podría ser.
    Muy lindo y me gusta el misterio y las posibilidades que encierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Jope!

    Riete tú de los amigos imaginarios de los niños. Se me han puesto los vellos de punta de sólo imaginar la escena de marras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Produce escalofríos comprobar en tu relato con que naturalidad aceptan los niños situaciones que a nosotros nos asustan.
    Buena historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Uff.. que escalofrío me ha dado Marilyn, muy buen relato. :)

    Tenía una hija y ahora casi que tiene dos, al menos se llevan bien... de momento. :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Ui madre, no se si el propósito de este mini-relato era asustar, pero me he quedado un poco... ai ai jajajaja

    ¡besitos!

    ResponderEliminar
  11. Marilyn:
    Ni susto que se habrá pegado ese padre...
    Muy bueno, tienes una imaginación prodigiosa y en este cuento lo pones de manifiesto.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy bien con Clarissa! El mundo será de ella.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué inquietante ese final! para los adultos, porque la niña lo acepta con la mayor naturalidad. Marilyn lo has clavado, me parece un relato extraordinario.
    Besos^^

    ResponderEliminar