domingo, 13 de octubre de 2013

MUERTO DE RISA



Saliendo de Hacienda con la sanción económica solo faltaba que me atracaran, así fue. En el parque, un desarrapado me sacó una navaja y me amenazó «O me cuentas un chiste gracioso o te pincho». ¡La Virgen! Si en algo soy penoso es en eso, tocaba improvisar. Le conté el de la vaca. «¡Otro venga, que estoy muy loco!». Probé con uno, dos, tres… así hasta diez. Y en ese momento, se carcajeó señalando la cámara oculta que nos grababa. Fue su final. Agarré el cuchillo y se lo clavé con saña. «¡Qué risa!», oí de lejos.
Nicolás Jarque

9 comentarios:

  1. Precisaría yo que murió más por cuchillada que de risa, aunque si al agonizar siguió riendo demostró un singular sentido del humor.

    ResponderEliminar
  2. Si es que estos tipos de "La camara Oculta" se la juegan. Le tomas el pelo a alguien enfadado de verdad, y puedes acabar en urgencias o en el cementerio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Un final realmente sorprendente. Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un humor tenebroso. De todas las maneras los que hacen cámara oculta se la juegan porque en alguna ocasión no quita que reciban algún coscorrón o alguna respuesta desabrida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El final me ha dejado alucinada.
    Pero me ha encantado la forma de expresar el texto es increible.

    ResponderEliminar
  6. qué risa ¿no?
    de oreja a oreja (como el tajo)
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaj pues a mi sí que me mataste de risa, me gustó mucho. ¡Muy original!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Gente molesta si la hay, esa que anda creyéndose el gracioso porque tiene una cámara que lo apaña...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar