miércoles, 24 de julio de 2013

EL AVISO



La voz de Iván se escuchaba por toda la casa; tenía la costumbre de cantar mientras se duchaba. Si mal no recuerdo, aquella noche entonaba la canción "La Barca" cuando repentinamente su voz se convirtió en un grito de terror. Corrí al baño y abrí la puerta. Iván con los ojos desorbitados por el espanto miraba hacia una esquina del baño. Cuidadosamente corrí la cortina y bajé la mirada. Lo que ví me dejó boquiabierta, paralizada.  Un hombrecillo de tez gris con grandes ojos negros ovalados y sin orejas abría y cerraba la boca balbuceando unas palabras. Era tanto mi asombro que cuando pude reaccionar el alienígena desapareció en un santiamén. Ivan y yo nos miramos por largo rato, inmóviles presos del miedo, sabíamos en el fondo de nuestros corazones que algun día vendría por nosotros. Nuestra vida cambió para siempre.





6 comentarios:

  1. E.T. le cambia la vida a cualquiera cuando aparece en la ducha, así me sucedió también, jajaja.
    Me gusto!
    Abrazo, Marilyn

    ResponderEliminar
  2. Si encuentro algo así en mi baño, me desmayo ipso facto.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Uff, que susto! Y vivir con ese temor...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Marilyn:
    La paranoia a la vuelta de la esquina.
    Muy bueno.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es bueno saber que, al menos una vez, alguien vendrá por nosotros...

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
  6. Creo haber visto cosas peores que esas en mi barrio..es cosa de salir de noche y ver "gárgolas" y "zombie" parados en todas las esquinas fumando! XD
    Muy buena historia Marilyn..creo que gustaría vivir una experiencia, tener contacto con un ser de otra dimensión, pese al terror del comienzo...
    Bendiciones :)

    ResponderEliminar