miércoles, 14 de noviembre de 2012

DOBLE PERSONALIDAD


Ernesto no dormía, no se estaba quieto. Se paraba, se sentaba, recorría la estancia tres y cuatro veces en un mismo día; aseguaraba que en el sotano de la vieja casona se escondía el hombre que quería matarlo. Nadie le creía, hasta que un día una bandada de cuervos se disperso ante el contundente sonido de un disparo, entonces la multitud corrió, pero ya era tarde, el otro Ernesto, el del sotano, estaba muerto.


15 comentarios:

  1. Terrible! Qué soledad tan dolorosa rodeaba al pobre Ernesto. Bueno, a ambos Ernestos.

    Me encantó.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Corto pero intenso. Mereces un premio.

    ResponderEliminar
  3. Por eso no dormía... me hiciste acordar del Psicoanalista.
    Buen minirelato. Intenso en sí mismo hasta vencer a los miedos.
    Saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
  4. Sin duda somos nuestro por enemigo porque nos conocemos tal y como somos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya que es impactante, somos nuestro pero enemigo

    Besos Marilyn, es excelente

    ResponderEliminar
  6. Se me ocurrió que el Ernesto del sótano mató a Ernesto y ocupó su lugar...
    ¡Me gustó mucho!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. En tan corto relato se vislumbra toda una historia.
    Muy bueno Marilyn.

    ResponderEliminar
  9. Marilyn:
    Muy buena vuelta de tuerca al tema del bien y el mal que nos habitan.
    Como el Dr. Jekill, pereció para destruir a su enemigo interior.
    Te felicito.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  10. con sólo ver la casa se adivina la angustia del uno y la incertidumbre de si existirá el otro!!

    un beso

    ResponderEliminar
  11. Contundente relato, cuando ronda la doble personalidad siempre uno trama algo contra el otro....

    Abrazos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. El enorme poder de la soledad que repercute a veces en la mente... Lamentablemente en ocasiones así sucede ... Triste pero me ha gustado mucho

    Un abrazo

    ResponderEliminar