miércoles, 25 de enero de 2012

PASAR LA PAGINA

open book Pictures, Images and Photos


Tal y como quedé con ustedes que compartieron  mis días de angustia por el impase que tuvo mi hijo en el pais Infierno, llena de gozo les comunicó que mi  hijo regreso ayer.  Aunque ahora tiene que lidiar con demandas judiciales por los daños causados por la negligencia de la agencia de viajes y la línea aerea está  listo para pasar página, reintegrarse a su trabajo. y seguir con sus proyectos. Sin lugar a dudas, fortalecido por lo que supuso esa amarga experiencia.

Viene al caso recordar lo que nos dice Pablo Coelho al respecto:

En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.

El pasado ya pasó. No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que “alguna vez se den cuenta de quién es usted”. Suelte el resentimiento, el prender “su televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción. Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron. ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.


Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo.

Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida. Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo “llegó” sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero… cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.

Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.


¡Esa es la vida!

Paulo Coehlo

15 comentarios:

  1. Es absolutamente asi, pero nos olvidamos a menudo de ponerlo en práctica.
    Me alegro que tu hijo ya este de regreso.
    Un cálido abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que todo haya pasado, por tu hijo y por vos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Genial el texto que nos dejas aquí, pasar página eso es lo adecuado... aunque a veces nos olvidamos de ello. Un beso

    ResponderEliminar
  4. me alegro de que tu hijo retome camino y que tu salgas de esa angustia y congoja que experimentaste

    Un abrazo grande y lleno de energía desde Chile

    ResponderEliminar
  5. Si lo pensamos bien, no tenemos ni pasado ni futuro, solo el presente es nuestro. Por lo tanto hay que disfrutar de la vida lo mejor posible, sacando siempre lo bueno de ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que tu hijo ya esté de vuelta y pueda retomar su vida.
    Muy bueno tu texto, me ha impresionado tu manera de ver las cosas, y es verdad muchas veces nos machacamos a tope sin darnos cuenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Genial el texto. Muy positivo. Enhorabuena por ese regreso tan esperado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hay un dicho hazte indispensable triunfaras ,cree te indispensable y te apartaran muy pronto.
    Por eso el pasado solo sirve para aprender de el bueno y lo malo que hicimos repetir lo bueno y esquivar lo malo.
    Por eso lo único importante es estar vivo y creer en uno mismo y quererse ,para ser capaz de luchar contra los imprevisto y tener el lema de lo que tiene solución no es problema,y lo que no la tiene para que calentarse la cabeza dando le vueltas,por eso alimenta bien tus sentidos y ellos te harán disfrutar más y mejor la vista,cree en crear ,pinta, escribe,o haz algo que crees algo de la nada o planta una planta y cuídala y crea vida a tu alrededor ,veras que ello te ayudara a ser más feliz.

    ResponderEliminar
  9. PASO A SALUDARTE Y FELICITARTE POR ESTE ARTICULO EN EL CUAL PASAS PAGINA, UN ABRAZO DESDE JAÉN Y ME QUEDO EN TU BLOG

    ResponderEliminar
  10. Una alegría tenerlo de vuelta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. tu regocijo me alegra el alma, gracias a Dios ya tienes tu hijo en casa, abrazo

    ResponderEliminar
  12. Felicidades querida, no sabes la alegría que he sentido saber que todo se ha resuelto, como madre que soy, me imagino lo que has sufrido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me gusta llegar a un sitio nuevo y encontrar buenas noticias, y más en estos días que nos toca vivir.
    Buena reflexión la que compartes con nosotros.
    Un placer conocerte, seguiré por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Para Marilyn Recio:
    Mis saludos y gracias del alma, apreciada compatriota, por tu agradable punto de vista sobre mí y mi forma de escribir.
    En otra tesitura, me solidarizo, muy plenamente, contigo y con tu hijo y repudio con todo mi corazón el infierno que les hicieron atravesar en aquella jungla burocrática. Gracias a Dios, éso ya concluyó... y, sí, es justo: pasar la página, dejar ir y cerrar ese círculo de malevolencia...
    Leí muy atentamente tu correo electrónico y me llenó de estupefacción el acontecido hecho. Como sabes, soy abogado y, como tal, estoy envuelto en varios procesos simultaneamente, lo cual me ha acortado el tiempo para venir a visitar los blogs de mis amig@s, por tanto, pido encarecidas excusas. Leeré nuevamente tu correo y lo contestaré de forma que crea adecuada.
    Muchísimos abrazos, querida compatriota y colega, me saluda a su hijo y me le felicita por salir ileso de esa terrible maraña burocrática.

    ResponderEliminar
  15. Que bueno que salió todo para bien.

    Y a comenzar de nuevo.

    Un saludo y disfruta la calma ganada.

    ResponderEliminar