miércoles, 28 de noviembre de 2012

DECISION REPUGNANTE

Admirado por sus colegas y temido por sus enemigos, aquel hombre era considerado un asesino sin escrúpulos. Pero esa reputación que había logrado forjar en torno a su persona cayó en picado en aquel preciso instante, cuando, ante la mirada de propios y extraños, decidió lavarse las manos.

Thorgal

sábado, 24 de noviembre de 2012

PREMONICION








Me miró fijamente sin pestañear; sus negras pupilas cargadas de lujuria resplandecían en la oscuridad. ¡Cuanto me deseaba!  Sacó su lengua bífida moviendo cada parte de manera independiente al compás de un silbido siniestro. Un escalofrio sacudió todo mi cuerpo; empecé a sudar copiosamente. Aterrorizado e inmóvil miré a mi alrededor, pero no encontré escapatoria, estaba acorralado. Un fuerte dolor en el pecho me despertó. ¿Pesadilla o realidad? Me incorporé buscándo por todas partes; debajo del árbol que sostenía la hamaca dormía ella plácidamente enrollada ensimisma.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

EL CIEGO Y EL TIGRE



Un día es muy largo para un ciego. Miro y solamente sombras van y vienen. Sin identidad, ni nombres ni diferencias. Se convierten en personas cuando hablan, en pájaros cuando trinan, en perros cuando ladran.

A veces me rebelo. Abandono la seguridad de la silla y ando. Incluso me lanzo a la aventura de caminar sin bastón blanco por la ciudad. Pero no me dejan. Siempre hay almas caritativas que impiden a un ciego ser libre de correr peligros.

Hace años que vivo en un mundo de ruidos. Un coche es un claxon o un tubo de escape. Un hombre, su voz. Un mercado, la algarabía.

Sólo veo durante la noche. Entonces el sol brilla sobre hermosos huertos verdes donde cuelgan maduras las naranjas. La noche abre la puerta de la felicidad para mí.


Fui feliz hasta que llegó el tigre. Veo sus ojos amarillos que todo lo ven. Está ahí, puntual cada madrugada como el canto del gallo.

El sudor frío me empapa el cuerpo. Mis ojos ven sus ojos. Y su fiereza sabe de mi cobardía.

Me persigue a través de cañaverales, de pantanos. Atravieso la jungla y el monte. No encuentro hueco donde pueda escapar de su mirada. Y entonces quiero que amanezca y refugiarme en la seguridad de la ceguera. Salir de la anormalidad de ver cuando nadie ve, de ser feliz cuando todos duermen. Quiero convertirme para siempre en un ciego insomne. Porque no sueño por las noches, veo.

JOSE MARIA MERETE

domingo, 18 de noviembre de 2012

UN EXTRAñO SINDROME



El tren avanzaba a toda velocidad mientras el cubano relataba sus peripecias. Nos contaba que hacía solo tres dias había logrado burlar las autoridades cubanas escapando de la isla junto a otros tres en una balsa. Todos lo contemplábamos con estupor  sin despegar la mirada de aquel rostro joven cuyos brazos y piernas aún estaban heridas por el salitre del mar. Parecía una pesadilla de un cuento de ciencia ficción, sin embargo era tan real como las lágrimas que brotaban de sus ojos, y que a todos nos conmovía.  Solo uno de los pasajeros, el del cintillo negro y rostro siniestro, que se sentaba en frente, lo miraba fijamente y de vez en cuando soltaba una carcajada. El cubano, continuaba con el relato mirándolo de reojo; su rostro enrojecía de furia, estaba al punto de meterle un pescozón.  Por fortuna,  nos dimos cuenta de que las carcajadas del extraño pasajero estaban sincronizadas en repentinos estallidos de risa, cada díez segundos una risotada. Era evidente que padecía una especie de tic nervioso, el síndrome de la risa. Pudimos calmar al cubano hasta la parada en que el hombre del cintillo negro se despidió de todos con una risotada.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

DOBLE PERSONALIDAD


Ernesto no dormía, no se estaba quieto. Se paraba, se sentaba, recorría la estancia tres y cuatro veces en un mismo día; aseguaraba que en el sotano de la vieja casona se escondía el hombre que quería matarlo. Nadie le creía, hasta que un día una bandada de cuervos se disperso ante el contundente sonido de un disparo, entonces la multitud corrió, pero ya era tarde, el otro Ernesto, el del sotano, estaba muerto.


sábado, 10 de noviembre de 2012

TRASPASO DE SUEñOS

Nightmares Pictures, Images and Photos


De pronto dejó de tener pesadillas y se sintió aliviado, pues habían llegado ya a ser una proyección obsédante en las paredes de su alcoba.

Descansado y tranquilo en su sillón de lectura, el criado le anunció que quería verle el señor de arriba. Como para la visita de un vecino no debe haber dilaciones que valgan, le hizo pasar y escuchó su incumbencia:

—Vengo porque me ha traspasado usted sus sueños.
—¿Y en qué lo ha podido notar?
—Como vecinos antiguos que somos, sé sus costumbres, sus
manías y sobre todo sé su nombre, el nombre titular de los sueños que me agobian a mí, que no solía soñar. . . Aparecen paisajes, señoras, niños con los que nunca tuve que ver. . . —¿Pero como ha podido pasar eso? —Indudablemente, como los sueños suben hacia arriba como el humo, han ascendido a mi alcoba, que está encima de la suya. . . -¿Y qué cree usted que podemos hacer? —Pues cambiar de piso durante unos días y ver si vuelven a usted sus sueños. Le pareció justo, cambiaron, y a los pocos días los sueños habían vuelto a su legítimo dueño.


Ramón Gómez de la Serna: Caprichos

miércoles, 7 de noviembre de 2012

POR DEBAJO DEL RADAR




"Están ahí afuera, haciéndose pasar por gente normal, hasta que sus necesidades internas los convierte en depredadores. No buscan tu sangre, sino tu energía vital." A. J. Bernstein

El tiempo transcurrió,  y ni cuenta me di, su conversación era tan amena que apenas pude apartar mis ojos de su expresiva mirada. Lo curioso es que esto siempre sucedía cuando nos juntabamos; pasabamos horas poniéndonos al día sobre los últimos acontecimientos. También sucedía que de un momento a otro, un rato antes de despedirnos, me sentía debil, como si me hubieran drenado emocionalmente, sin energía, con el animo apagado, cansado y somnoliento.  Silenciosamente se robaba mi energía vital.  Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que estaba frente a un vampiro energético, una nueva modalidad de los seguidores del Conde Drácula que en vez de chuparte la sangre te chupan la energía vital.

sábado, 3 de noviembre de 2012

EL PISO DE ARRIBA

.



Me despertó el escándalo en el piso de arriba. Pero, si nadie vive ahí, está vacio. ¿Acaso serán ratas las que hacen ruido? ¡PUM PUM! Golpeé fuertemente la pared. Después de un largo silencio, la respuesta no se hizo esperar, ¡PUM! ¡PUM! ¡PUM!  No pegué el ojo en lo que quedó de la noche, estaba aterrada.  Al día siguiente comprobé lo que ya sabía, el piso estaba desocupado.